> > Plantas medicinales

Plantas medicinales

Plantas que, tomadas, ayudan al funcionamiento de su organismo, adaptadas a cada caso y 100% saludables sin efectos secundarios.


Eufrasia

Eufrasia
La eufrasia es una planta específica para las dolencias oculares. La infusión actúa mediante apósitos especialmente en conjuntivitis y blefaritis, incluso en heridas producidas en los ojos y en las que son de temer úlceras corneales. En los orzuelos es muy eficaz a partes iguales con manzanilla. También actúa contra la fatiga ocular, la fotofobia y el ardor de los párpados.

Un importantísimo campo de accción además de su uso en oftalmías, es tomándola como infusión en casos de resfriados rebeldes, e incluso gripes con fiebre alta. Se ha demostrado además que los niños débiles de constitución que se resfrían con mucha frecuencia, al hacer una cura con eufrasia se fortalecen y al cabo de pocos meses le desaparecen esas dolencias. Es un buen expectorante y tonificante del estómago.



Dosificación:
Se vierte 1/4 de litro de agua hirviendo sobre 1 cucharadita llena y se deja reposar durante 15 minutos

Eufrasia - Bolsa de 50 gramos P.V.P.: 2.81€


Marrubio (El Viejo Molino)

Marrubio (El Viejo Molino)
El marrubio posee propiedades muy activas contra la diarrea , despierta el apetito, es útil en las dolencias biliares y hepáticas y es un buen expectorante para combatir la tos.

Modo de empleo:
Se vierte 1/4 de litro de agua hirviendo sobre tres cucharaditas de hierba, se deja reposar de tres a 5 minutos y se cuela. Lo indicado son de 3 a 5 tazas diarias.

Marrubio (El Viejo Molino) - Bolsa de 50 gramos P.V.P.: 1.49€


Abedul

Abedul
Como principio activo de las hojas se tienen los flavonoides, que se completan con numerosas otras sustancias (aceites esenciales, principios amargos, tani-nos, saponina, vitamina C y otras). La savia contiene azúcar invertido, ácidos orgánicos, sales, proteínas y sustancias vegetales de crecimiento. La corteza contiene gran cantidad de betulina, una fitoesterina, taninos, principios amargos, aceite esencial, resinas y otras sustancias orgánicas. El alquitrán de abedul se caracteriza por su contenido en fenoles (guayacol, cresol y otros).

Acción curativa y uso: El té de hojas de abedul es uno de los mejores diuréticos que poseemos. Actúa suavemente y no daña a los ríñones. Se le utiliza para deshidratar a los pacientes con fenómenos de congestión. Extrae del cuerpo solamente la cantidad estancada de agua. Ejerce además una acción disolvente sobre las arenillas de la vejiga y de los ríñones, aunque no se disponen de momento de pruebas suficientes a este respecto.

MODO DE PREPARAR EL TÉ DE HOJAS DE ABEDUL:

Se vierte 1/4 de litro de agua hirviendo sobre dos cucharaditas llenas de hojas y al cabo de 10 minutos se cuela. El té debe beberse moderadamente caliente. La dosis correcta son tres tazas diarias. Cuando se ha finalizado con la deshidratación debe dejarse de tomar. Las hojas de abedul son también componente de numerosas infusiones utilizadas para combatir al reuma y la gota, contra las alteraciones metabólicas y como cura primaveral y otoñal. El alquitrán se incorpora a pomadas y linimentos, aunque se emplean sobre todo en veterinaria. Es eficaz contra la sarna y otras enfermedades cutáneas. Los linimentos preparados con él son muy razos incluso para el reuma. Se usa también en lociones capilares. Detiene la caída del pelo, actúa contra la caspa y desengrasa el cabello.

En la medicina popular se administra agua de abedul contra los cólicos gástricos, el alquitrán para eliminar los abscesos y en pomada contra grietas en la piel, y el té de corteza y hojas se recomienda para la diabetes. Lo que sí resulta aceptable son las hojas frescas como complemento para una ensalada. Constituyen una buena variación junto con el diente de león, el berro y la hierba de los canónigos. Efectos secundarios: En las dosis anteriormente indicadas no son de temer efectos secundarios al utilizar hojas de abedul como té. No puede recomendarse el uso interno de la savia sin diluir, y con el empleo del alquitrán son posibles las irritaciones cutáneas.

Leer más aquí.

Abedul - Bolsa Ens (El Viejo Molino) de 50 gramos P.V.P.: 1.22€
Abedul - Bolsa (Plameca) de 1 Kg P.V.P.: 6.17€


Achicoria (Soria Natural)

Achicoria (Soria Natural)

Acción curativa y uso:

Debido a sus componentes, la achicoria es un tónico amargo que se utiliza contra la falta de apetito, las alteraciones en el flujo biliar y los trastornos hepáticos, juntamente con otras plantas medicinales. Estas infusiones influyen favorablemente, y llegan a curar numerosas dolencias cuya causa es una alteración metabólica, tales como, por ejemplo, flatulencia, dolores de vientre, falta de apetito, sensación de plenitud y dolores de cabeza. Pero también el té de achicoria sola tiene sus adeptos.

Modo de empleo:

Se añade una cucharadita de la raíz o de la hierba (o una mezcla de ambas: Rad. Cichoriae cum herba) a 1/4 litro de agua fría, se calienta hasta la ebullición y se deja cocer por espacio de 2 a 3 minutos. Se cuela a continuación. La dosis correcta son de 2 a 3 tazas diarias.

Leer más aquí.

Achicoria (Soria Natural) - Bolsa de 80 gramos P.V.P.: 3.82€


Ajedrea Ens-El Viejo Molino

Ajedrea Ens-El Viejo Molino

Acción curativa y uso: Se trata de un producto que influye favorablemente sobre la totalidad del tracto gastrointestinal. Es muy adecuado para estimular la digestión así como remedio contra la flatulencia y para despertar el apetito. En las diarreas acompañadas de fenómenos de fermentación dan resultados claros al poco tiempo, perfectamente atribuibles a los aceites esenciales. Se administra en forma de té, también contra la tos y la degeneración mucosa.

MODO DE PREPARAR EL TÉ DE AJEDREA: Se vierte 1/4 litro de agua hirviendo sobre 2 cucharaditas de ajedrea, se deja reposar durante 10 minutos, se cuela y se bebe caliente. Utilizado contra la tos se recomienda endulzarlo con miel.

Leer más aquí.

Ajedrea Ens-El Viejo Molino - Bolsa de 50 gr. P.V.P.: 1.30€
Publicado: 01/09/2014    Visto: 1270